Mejores consejos para ahorrar energía con tu nevera

| OTROS
Mejores consejos para ahorrar energía con tu nevera
Fuente: www.mimandote.com
Los expertos calculan que el frigorífico es el responsable del 30,6% del consumo de energía de nuestra casa. Por eso es tan importante andar con cuidado y mantenerlo para, si es posible, reducir su impacto en la factura de la luz y, además, evitar que un mal uso o mal estado provoquen que ésta se dispare más allá de lo necesario. Por eso, creemos que os pueden interesar nuestros Mejores consejos para ahorrar energía con tu nevera. ¡Y a pagar menos!

TOP 1:

Asegúrate de que esté en buenas condiciones de mantenimiento

Asegúrate de que esté en buenas condiciones de mantenimiento
Como en todo, el estado en que se encuentra es básico para un correcto funcionamiento. Una puerta que no ajusta bien pierde frío, un termostato que no funciona correctamente hace trabajar más de lo necesario al aparato. Un nevera mal mantenida gasta más. Y si tienes un frigorífico de los que producen escarcha, descongélalo a menudo, ya que una capa de sólo 5 mm de escarcha obliga al aparato a trabajar un 20% más de lo normal. Tampoco olvides, de vez en cuando, limpiar el polvo que se pega al serpentín de detrás de la nevera. Limpio, gasta menos y la nevera durará más tiempo. Estos simples trucos, obvios, pero que a menudo olvidamos, son lo primero, el primer consejo para ahorrar energía con tu nevera.

TOP 2:

Evita abrir y cerrar la puerta más de lo necesario

Evita abrir y cerrar la puerta más de lo necesario
Segundo consejo, muy importante: Cada vez que abrimos y cerramos la puerta de la nevera se escapa el frío, y por tanto tiene que volver a generarlo, con su gasto correspondiente. Así que cuidado con las veces que la abras. Y cuando lo hagas, hazlo sabiendo qué tienes que sacar. No vale ni abrir la nevera "a ver qué encuentro porque tengo algo de hambre" -de paso, esto nos ayuda a no "picar" y por tanto a no engordar- ni abrirla tantas veces como ingredientes necesitemos para cocinar. Mejor sacarlo todo a la vez, que tampoco cuesta tanto.


TOP 3:

Nunca platos calientes en la nevera. Sí a los fríos

Nunca platos calientes en la nevera. Sí a los fríos
Tercer consejo, y en este caso, doble. No a los platos calientes y sí a los fríos en la nevera. Así, si hemos cocinado alguna cosa que tiene que reposar en la nevera, o si queremos guardar algún sobrante de lo que acabamos de cocinar, dejémoslo enfriar ¡siempre! El hecho de meter un plato o bandeja con un alimento caliente en la nevera hará subir de inmediato la temperatura de la misma, y provocará que el motor se ponga a trabajar de inmediato para recuperar la inicial. Además, el calor puede perjudicar a los otros alimentos que teníamos ya en la nevera. Del mismo modo, y produciendo el efecto contrario, si vamos a descongelar algo, ¡a la nevera!. Además de descongelarse correctamente, contribuirá a enfriar la temperatura interna y nos ayudará a ahorrar energía.

TOP 4:

Hay que tener en cuenta dónde colocamos la nevera

Hay que tener en cuenta dónde colocamos la nevera
La nevera, como generador de frío que es, y teniendo en cuenta que funciona con motor, debe quedar lo más despejada posible para que pueda "respirar". Es un error encajarla entre armarios, ya que no dispone del sitio necesario para expulsar el calor que genera su motor. También es incorrecto ponerla al lado de otros electrodomésticos que generan calor, como por ejemplo el horno, o la placa de la cocina, que le transmiten ese calor y la hacen funcionar más de lo necesario.

TOP 5:

Vigila la temperatura

Vigila la temperatura
El refrigerador debe enfriar y el congelador congelar. Por eso, hay que tener en cuenta las temperaturas ideales que hay que pedirle a nuestro frigorífico, sin exigir más, ya que esto solo provoca un gasto energético mayor pero innecesario. Por ello, tomemos como referencia para la nevera una temperatura de entre 2 y 5ºC y para el congelador de -18ªC. Que no suba de ahí, pero tampoco hace falta menos. Y, para los que tengáis la suerte de tener una nevera con ventilador interno, activadlo sólo en verano, en invierno no hace falta.


TOP 6:

Una nevera más llena gasta menos

Una nevera más llena gasta menos
Aunque parezca mentira, una nevera medio vacía gasta más que una llena. Al abrir la puerta de la nevera, irremediablemente entra algo de aire caliente, y éste será más si la nevera está vacía, con lo que el motor tendrá que trabajar más. En cambio, si la nevera está llena, no sólo podrá entrar menos aire caliente cuando la abramos, sino que los propios alimentos que contiene se "pasarán" el frío unos a otros.

TOP 7:

Si te vas de vacaciones, desconecta la nevera

Si te vas de vacaciones, desconecta la nevera
Decimos ¡si te vas de vacaciones, no de final de semana! Lógicamente, si vamos a estar una temporada larga fuera de casa, es una lástima que la nevera siga consumiendo sin necesidad. Por ello, es mejor dejarla limpia, desconectada, y con la puerta algo abierta -para evitar mohos o bacterias-. En cambio, si te ausentas poco tiempo, no lo hagas: vale más que gaste un poquito cada día a lo que necesitaría para volver a ponerse a la temperatura necesaria para funcionar correctamente.

TOP 8:

Si has de comprar una nevera nueva...

Si has de comprar una nevera nueva...
Si no te queda más remedio que comprar una nevera para substituir a la antigua, o si vas a comprar tu primera nevera, haz un esfuerzo inicial dentro de tus posibilidades por que sea de clasificación energética lo mejor posible. La ideal sería la A+++ (tiene el problema de que también será la más cara), pero a partir de ahí, ajústate lo que más puedas a una nevera de consumo más barato. Valdrá la pena y lo verás reflejado en tus facturas de la luz.


Estos son nuestros Mejores consejos para ahorrar energía con tu nevera. Y teniendo en cuenta la repercusión del funcionamiento de este electrodoméstico en la factura de la luz, vale la pena poner un poquito de atención. Y es que, como decíamos en Mejores consejos para ahorrar energía con tu horno el precio que pagamos por la energía eléctrica no es precisamente barato. Y cada vez que llega el recibo de la luz... No os perdáis tampoco nuestro top de los mejores consejos para ahorrar energía en casa.