Alimentos que NO se pueden congelar

| OTROS
Alimentos que NO se pueden congelar
Fuente: www.fraynelson.net
La mayoría de nuestros hogares dispone de congelador, muy útil para las personas que trabajan y no pueden comprar productos frescos cuando quisieran. Gracias al congelador, los compran congelados, o congelan los frescos para guardarlos hasta que los consuman. Pero ¡ojo! hay algunos alimentos que no se deben congelar. Esta es nuestra selección.

TOP 1:

Frutas y verduras ricas en agua

Frutas y verduras ricas en agua
Las frutas en general, como las peras, las naranjas, etc.. contienen un alto porcentaje de agua. Es lógico pensar que, al congelarse ese agua, rompe la fibra del alimento. Y si hacemos la prueba, veremos cómo, en vez de estar firmes, las frutas estarán blandas y pastosas. También algunas verduras, como el apio, el pepino, o el tomate, que luego se consumen crudos y que tienen mucho jugo, se quedan blandos, con un aspecto poco apetecible y muchas vitaminas perdidas. Y es que el líquido que contienen destruye muchas moléculas de las fibras que los componen, y de las disfrutamos cuando están bien frescos.

TOP 2:

Leche

Leche
Si queremos conservar la leche, no se nos ocurra congelarla. Se llenaría de grumos que resultan muy desagradables tras descongelarla y que alteran de forma importante su sabor -es como agua- y sus vitaminas y cualidades nutricionales.


TOP 3:

Yogur

Yogur
Si congelamos un yogur, veremos que luego es mucho más acuoso que antes, y su tacto y sabor ya no son los mismos. Eso mismo pasa con los quesos de untar, que también pierden sabor y consistencia.

TOP 4:

Quesos

Quesos
Los quesos duros, descongelados, son terriblemente quebradizos y harinosos. Nada parecido al original. Sólo los que llevan un 40% o más de grasa resisten mejor, aunque es preferible guardarlos ya cortados, o al menos en porciones. En cuanto a los quesos blandos, pierden la textura y cremosidad que tanto nos gustan, y parecen más bien plástico con un ligero sabor a queso.

TOP 5:

Tartas con crema o nata

Tartas con crema o nata
De ningún modo intentéis congelarlas. El pastel -la masa- quedará hecho un asco, chafado y nada esponjoso. La crema puede incluso estropearse y generar bacterias nada deseables, al descongelarse.


TOP 6:

Lechugas y verduras de hoja verde

Lechugas y verduras de hoja verde
Si hablamos de lechugas o de otras verduras que comemos frescas en ensalada, no hablemos de congelador. Congelándolas, se marchitarán y se volverán blandas. Además, perderán su sabor e incluso su color. ¡Una pena!

TOP 7:

Huevos

Huevos
No se os ocurra meter un huevo entero, con cáscara, en el congelador. El líquido que contiene se expandiría, y se rompería el huevo. En cambio, sí que es posible congelarlos batidos o solo la yema. Si no la sabéis separar, aquí tenéis un top de los trucos de cocina más sorprendentes.

TOP 8:

Patatas crudas

Patatas crudas
Las patatas tienen también mucha agua en su pulpa. Este agua forma cristales al congelarse, y rompe la fibra. Además, la fécula se deshace si la congelas. Por si fuera poco, una patata congelada se vuelve negra -como resultado de la oxidación- y nada apetecible. Mejor cocerlas y hacerlas puré o freírlas si realmente hace falta congelarlas, aunque tampoco es una gran cosa. Mejor conservarlas en lugares secos y frescos.


TOP 9:

Salsas

Salsas
Las salsas son todo un peligro, sobre todo si contienen huevo. Recordemos que las bacterias del huevo se multiplican al descongelarse, por lo que la salsa podría estar incluso en malas condiciones. Además, se separaría la parte sólida de la líquida. En cuanto a salsas para pasta, que contienen leche o nata líquida, lo mismo. Mejor abstenerse.

TOP 10:

Hierbas aromáticas

Hierbas aromáticas
Aunque hay quien congela estas hierbas ya picadas dentro de una bolsa, es importante que estén lavadas y bien secas si no queréis que queden como las acelgas o las espinacas, negras y pegajosas. Hay quien usa el truco de congelarlas en una cubitera, en porciones pequeñitas sumergidas en un poquito de aceite. Eso no lo hemos probado, para ser sinceros.

TOP 11:

Pasta hervida, condimentada o no

Pasta hervida, condimentada o no
Imaginad un plato de pasta al dente... con su salsa. Hmmm.... Ahora lo metéis en el congelador y tendréis un montón de pasta blanda y deshecha, con el agravante de que si la salsa era con leche o huevo, puede estar en malas condiciones. Conclusión: no congelemos la pasta.


TOP 12:

Alimentos descongelados, ¡NUNCA!

Alimentos descongelados, ¡NUNCA!
Todos los alimentos llevan un pequeño contenido bacteriano. De hecho, nuestro intestino necesita de algunas de esas bacterias beneficiosas para la digestión. Pero, ¡ay! nunca, pero nunca, recongeléis un alimento que se haya descongelado. Las bacterias se habrán multiplicado de tal forma que el alimento puede hacernos daño.

Esta es la selección de los alimentos que peor resultan después de la congelación, tanto por su aspecto, como por sus cualidades nutritivas e incluso saludables. Es usual encontrar "fórmulas mágicas" en la red explicando cómo hacerlo. Nosotros, por si acaso, seguiremos lo dicho hasta ahora.