Siete pueblos fantasmas de México

| ENTRETENIMIENTO
Siete pueblos fantasmas de México
Fuente: listas.20minutos.es
Lo que hubo en el pasado por el presente ya olvidado. Calles solitarias y edificaciones abandonadas, donde comunidades florecieron llenas de costumbres y de repente desaparecieron. Andar por estos pueblos sería un recorrido enigmático, sólo la gente solitaria disfrutaría vivir en ellos...como yo. La belleza de la estética de cada uno de estos pueblos quedó residente en las iglesias, minas destrozadas, casas, plazas, puentes; pero lo más intrigante es lo que cada uno de los habitantes de esos pueblos se llevó al irse, porque esa es la escencia de cada uno de estos pueblos abatidos por el tiempo; la gente. Una lista solo para solitarios.

TOP 7:

El Mineral de Angangueo

El Mineral de Angangueo
Es una población del estado de Michoacán. En febrero de 2010, un frente frío trajo lluvias intensas que causaron inundaciones y avalanchas de lodo particularmente mortíferos en consecuencia el pueblo de Angangueo fue desalojado. En los refugios, los desalojados se negaron a volver al pueblo y el 11 de febrero de 2010, las autoridades anunciaron que los ex pobladores serían reubicados en otro punto del mismo municipio.

TOP 6:

Mineral de Pozos

Mineral de Pozos
Fue fundado bajo el nombre de Palmar de Vega en 1576, luego tomo el nombre de Ciudad Porfirio Díaz. Se descubrieron ricos yacimientos de plata, oro, mercurio, manganeso, plomo, cobre y estaño lo que le dio prosperidad al pueblo que volvió a cambiar su nombre a Mineral de Pozos. Como consecuencia de la revolución mexicana y de la baja del precio de los metales Pozos empezó a caer en decadencia abandonado paulatinamente por sus habitantes que tuvieron que marcharse en busca de trabajo.


TOP 5:

Cerro de San Pedro

Cerro de San Pedro
Es un municipio del estado de San Luis Potosí. El origen de este municipio es debido al descubrimiento de mineral de oro y plata en sus territorios durante la colonia española en el siglo XVI. Las minas fueron explotadas hasta bien entrado el siglo XX, en 1948 se suscitó una huelga minera, la cual fue perdida por los mineros; la compañía decidió marcharse, no sin antes derrumbar la mina con explosiones. Nunca se declararon agotadas sus minas y el pueblo cayó en decadencia.

TOP 4:

Viejo Guerrero

Viejo Guerrero
Era una ciudad fronteriza en Tamaulipas fundada por vecinos de Nuevo León en 1750. En 1944 los gobiernos de México y Estados Unidos concretaron un acuerdo para construir la Presa Falcón, por lo cual fue necesario evacuar la población de Ciudad Guerrero, pues el embalse de agua creado a consecuencia de la presa alcanzaría a inundar la población. El traslado se llevó a cabo en 1953, año de la inauguración de la presa. El pueblo se puede visitar cuando la presa tiene sus embalses bajos.

TOP 3:

Ojuela

Ojuela
Mi favorito. Ojuela fue un poblado ubicado en Durango. Durante la colonia, se extraían oro, plata, zinc y manganeso, que dieron gran prosperidad a Ojuela. A mediados del siglo XX una gran tormenta inundó la mina dejándola inutilizable y en consecuencia el pueblo fue abandonado. Sus calles, templo, cine, tiendas, casino, canchas de tenis y hasta albercas, quedaron a merced de la erosión y el olvido. En sus ruinas se enmarcan la única construcción que aún se yergue entera en Ojuela: un magnifico puente colgante inspirado en el Golden Gate de San Francisco.


TOP 2:

San Juan Parangaricutiro

San Juan Parangaricutiro
¿Alguien recuerda la palabra "Parangaricutirimícuaro"? Ese era el antiguo nombre de este pueblo, popularmente usado como trabalenguas. San Juan Parangaricutiro fue un poblado del estado de Michoacán. El pueblo fue desalojado ante su eminente destrucción por el volcán Paricutin que empezó hacer erupción en 1943. De las ruinas del viejo San Juan sobresale la parte superior de la iglesia que sobrevivió a la lava.

TOP 1:

Real de Catorce

Real de Catorce
Era una población minera ubicada en San Luis Potosí. La vida del pueblo transcurrió en medio de la actividad de los mineros que extraían la plata. Cuando las minas dejaron de producir el pueblo prácticamente murió convirtiéndose en un pueblo fantasma resucitando a finales del siglo XX como centro turístico conocido a nivel mundial, la mayoría de sus edificaciones aún permanecen vacías.